lunes, 16 de septiembre de 2013

Consejos de la Policía Nacional para un uso seguro de Internet







La Policía española hace uso de sus perfiles en las distintas redes sociales --donde es la institución líder indiscutible en España y el segundo cuerpo de seguridad del mundo, tras el estadounidense FBI- para informar y concienciar a los jóvenes acerca del buen uso de Internet, buenas prácticas y alerta de cualquier riesgo o fraude.

Os dejamos estos consejos de los agentes especializados de la Policía para un Internet Seguro:

Proteger a tus hijos del material sexualmente explícito o violento

• Es necesario que desde el principio se acuerden entre padres e hijos unas normas de uso de la tecnología, en base a unos criterios de seguridad y racionalidad (que sea adecuado por el entorno y la seguridad) y que, según vayan creciendo, más se razonarán y consensuarán con ellos, con mayor libertad y privacidad.
• En el caso de los más pequeños, los padres pueden instalar programas que filtren el acceso a webs y contenido inapropiado o peligroso, así como que faciliten el control parental.

Reducir el riesgo de que tus hijos se encuentren con extraños online

- Desde un primer momento, debemos acompañar a los menores en su navegación por Internet explicándoles los riesgos y buenas prácticas, para que puedan aprovechar todos los beneficios que les aporta.
- Igual que se muestra interés en conocer a los amigos reales de los menores, debemos preocuparnos por saber quiénes son sus amigos virtuales.
- Debe concienciarse a los menores de que no es necesario que acepten a todas las personas que les soliciten amistad y de que solamente deben aceptar a gente que conozcan y en la que confíen.
- En caso de tener contacto con personas desconocidas deben actuar con desconfianza racional. Ten en cuenta que pueden tener acceso a mucha información e imágenes.

Evitar que compartan demasiada información personal

- Es muy importante acordar y razonar con el menor unas normas racionales y respetuosas hacia todos al hacer fotos y vídeos, compartir con otras personas sus imágenes y, por supuesto, la no distribución o redifusión de aquellas que sean de otros sin su autorización o que puedan perjudicar irreversiblemente la imagen de cualquiera. No solo explicar que se puede incurrir en DELITO, sino la importancia del RESPETO al resto (no hagas a los demás lo que no te gustaría sufrir).
- Cuanto menor es el nuevo usuario, mayor supervisión, acompañamiento y concienciación necesitará del uso que hace de Internet y de las Redes Sociales, de para qué lo usa, con quién, qué información se intercambia... Un buen criterio para que el menor sepa si usa esa tecnología de forma adecuada o no es que si lo viera una prima o tía suya de 25-30 años, no le escandalizara o preocupara.

Combatir el Ciberacoso

• El menor debe conocer no sólo los riesgos que puede encontrarse --y debe evitar- al utilizar Internet, sino también asumir que debe ser responsable y respetuoso al relacionarse con el resto. Cualquier ataque, humillación, chantaje o broma muy pesada --EL CIBERACOSO- a otra persona es intolerable y puede llegar a ser delito.
• En caso de que el menor se encuentre con alguien que no es respetuoso, lo humilla, chatajea, ataca,... tiene varias opciones: ignorarle, bloquearle, pedir ayuda a un adulto o, en caso grave, denunciarle.

Software malicioso

• Al menor debemos alertarle sobre los riesgos de fraude o condiciones que se asumen --de forma consciente o no- al facilitar sus datos a personas o compañías, contratar servicios y comprar online, así como enseñarle las pautas de seguridad fundamentales en el comercio electrónico, ya sea con empresas o entre particulares. También debemos alertarle del malware (virus, troyanos) y spam que se encontrará en la navegación y de las técnicas de ingeniería social existentes (como el phishing) para engañar al internauta.

FUENTE: CNP